En Juan Valiente siempre hemos sido unos comensales especiales. En un mundo donde la noción de la buena comida está basada cada vez mas en la complejidad de la presentación y rareza de los ingredientes, con platos que se parecen al arte minimalista  sin valor nutricional, nosotros volvemos a lo esencial.
La comida es sobre todo, una fuente de salud y energía, un placer físico, sensual y una oportunidad de unirse con la naturaleza.
Desde este año hemos doblado el terreno de cultivo e incrementado nuestra variedad de producto. Asi que la próxima vez que estés aquí, coge un sombrero de paja del hall, pide un cesto, coge algo de fruta y verdura y déjalo en nuestra cocina. Nosotros, haremos el resto, pero dejaremos las sonrisas para ti