Hola Soy Lorenzo. Como propietario y creador de Juan Valiente, me han pedido que escriba esta página web. Los textos son personales y apasionados, pero también lo es Juan Valiente.

Veintisiete años en la creación y uniendo el trabajo de mas de 150 artesanos, Juan Valiente aspira a ser tu verdadera casa fuera de casa. Clasificado como Casa Rural Superior, somos incesantes en la búsqueda de tu placer. Serás bienvenido como invitado de honor en un ambiente diseñado para rescatarte de los avatares de la vida y colocarte en el paraíso. Desde la imponente ubicación en la curva de un río rodeado por cumbres montañosas, hasta el chocolate artesano sobre tu cama, estamos empeñados en nutrir tus sentidos.

entrada-juan-valiente-01

.

A diferencia de los hoteles con pasillo tras pasillo de habitaciones numeradas e idénticas, nos abastecemos solo de catorce personas que juntos comparten una colección de delicias que van desde comer helados orgánicos en nuestro cine privado o tumbarse al lado de nuestra piscina de agua mineral hasta comida con calidad Estrella Michelin acompañada de vinos reserva de nuestra bodega.

Nuestro compromiso con tu bienestar alcanza mas allá de nuestro extenso jardín ya que aconsejamos, planificamos y facilitamos para que explores la diversidad de la cultura y el paisaje que la provincia de Granada tiene para ofrecer.

.

Un lugar de encantos serenos con música de fondo proporcionada por la brisa en los árboles, el agua en cascada y el canto del pájaro, también organizamos fiesta inolvidables y mini conferencias. Así que, si vas a intercambiar anillos o sois un equipo planeando estrategia, permítenos consultar la agenda.

patio-interior-juan-valiente-01

Por detrás de todo lo que hacemos se halla un ethos, una esencia. Tan difícil de definir como de crear, quizás esa esencia es “ser humano”. Por lo tanto, nuestra comida es física y no intellectual, nuestras habitaciones íntimas y con nombre, la casa hecha a mano, visceral. Cuando a Isadora Duncan, fundadora de la danza moderna le preguntaron por qué bailaba, ella contestó “si pudiera decírtelo no tendría que bailar”. Lo mismo ocurre con Juan Valiente, un lugar cuyo ethos no se puede explicar y se debe vivir para descifrar el misterio.

Estamos deseando conocerte